lunes, 8 de febrero de 2016

Vivienne Westwood


Vivienne te estás quemando, qué no te das cuenta. Qué te quemas Westwood, reacciona. Hacé algo con tu melena que se prende fuego y no hay nada que pueda apagar ese incendio.

Drapeado: dícese de una tela recogida en un punto específico que, gracias a la gravedad, forma nuevas ondas y volúmenes en la tela. La silueta se torna voluptuosa y exagerada. El mundo femenino que juega con sus formas.

Westwood qué te estás quemando. No te bastó con atacar todos los bares en los ochentas: sonidos estridentes y botellas rotas. La E en tu culo desnudo, para completar el SEX con tus otras dos compañeras. No fue suficiente levantar tu falda a lo Marilyn y mostrar tu cuca sin calzones el mismo día en que la reina Isabel te estaba condecorando. Y claro, tú tan alegre, con esa sonrisa de oreja a oreja y ese pelo ficticio, naranja casi biche.

Criolina: dícese de estructuras circulares del vestuario femenino para generar volumen en las faldas. Nace desde la cintura y los cuatro o cinco aros restantes bajan de manera horizontal mientras son sostenidos por tiras verticales que nacen desde el aro de la cintura hasta llegar al piso. Son supremamente incómodos ya que obstruyen el movimiento. Poiret y Chanel lograron deshacerse de ellos hace más de un siglo.

Y sigues peinando tu melena blanca. Blanca, naranja, y ahora nada. Te la quitaste por el clima del mundo, para no gastar productos en ese rojizo ficticio. Ya no te quemas.

Primero, dices que el punk ha muerto. Segundo, los taches, las nodrizas y las camisetas con el estampado de Sex Pistols no son nada, solo unos fragmentos copiados por el mercado. Tercero, tienes una marca contundente y un novio cuarenta años menor que tú. Eso si es llevar el punk por dentro.

Jacquard: dícese de telas con motivos victorianos, flores que se repiten, superficie que no es plana. Remite a las tradiciones europeas. Remite al lujo y a las cortes. Remite a un pasado dorado. 



¿Y si te alborotas el pelo con jabón rey, si lo subes tan alto para hacer una cresta que ataque y que rompa? No, ese ya no es tu estilo, pero tu sonrisa latente delata que te saliste con la tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario